¡Vamos, hay que ver…!

Resturante El Lindero

-¡Vamos, hay que ver!, se nos ha echado el minutero encima.

Ignacio León y Shiva Castellano se vienen conmigo en Platero, el próximo destino por unir, San Martín de la Vega, en el afamado restaurante El Lindero.

Subimos al burro, le doy al motor de arranque y dale, el rebuzno no suena en condiciones, el de Juan Ramón Jiménez no quiere candela.

-¡Rayos!, se me pasó saludarle y ahora no arranca el muy testarudo. Vamos Platero, no te pongas así, ha sido un despiste. –Pero que no, se niega el equino cabezón.

-¿Está sin batería? –preguntan León y la diosa Indú.

-No, que va, es que Platero es muy educado, si no le saludo como mandan los cánones no le sale de los sesos coger camino, pero no pasa , al empujoncillo no se niega el muy bribón. Nacho, vamos a darle esa caricia, ¿nos echas un cable Fj Bravo?, estamos en cuesta abajo en tres metros arranca.

Dicho y hecho, el León de Alcorcón y el poeta se ponen manos a la obra y…

-¡Brommm, brommm! –arrancó el pollino.          Ya dentro y en marcha, Ignacio me comenta…

-Es increíble, casi no hemos empujado, Fj se ha bajado la cremallera de la bragueta y el jumento se ha puesto en marcha casi sin moverlo.

-Ahora lo entiendo, es que el animal se asustó, ¡jajaja!, por detrás no quiere ná.

En fin, cosas que son reales y que parecen salidas de un cuento, pero señoras y señores, Platero lleva ese nombre precisamente porque siempre ha hecho lo que le viene en gana en su momento. Muchas horas de camino hablando con el garañón y poco a poco nos vamos conociendo, eso sí, de vez en cuando se le retuerce la oreja, pero el animal jamás me deja tirado.

Tras unos minutos llegamos al segundo destino. Entramos y ahí nos encontramos a Gudea y familia.

-Hay que ver lo que habéis tardado. –Nos dice la de Lagash.

-Es que siempre llegáis los primeros, mi querida Linda. –respondí.

Busco al cheff, Fernando lleva por indentidad, propietario de tan insigne buque en San Martín de la Vega y le pongo en antecedentes.

-Son las 13:15 horas, os habéis retrasado un poco. –comenta.

No te preocupes, tu parte la adelantamos y luego seguimos con lo nuestro.

Y así fue, una vez todos en el punto de reunión, nos colocamos en la mesa y comenzó la entrega del LibroÚnico y con ello la ceremonia de inauguración como punto en las dos rutas de la VíaLiteraria de las Vegas y del LibroÚnico. En esta ocasión contábamos con un equipo salido de televisión española, micro inalámbrico y un sonido como mandan los neutrones de quienes saben hacer las cosas como mandan sus principios, ¡de lujo, caballero Fernando!, y de hecho lo tendremos muy en cuenta.

Entregado el libro, las correspondientes firmas mientras nos subían el hechizo para el estómago, solo un brujo puede hacer tan dignos manjares, ensalada en tres dimensiones, las croquetas de Dios, el queso de cabra frito con confitura de naranja y luego cada cual el segundo, en mi caso una merluza recién salida el Cantábrico que por allí se presentó y de manera voluntaria a las manos del cheff se puso, y para los que no, Secreto al oído del que se prestó de la misma manera que el pescado, por obra y gracia del llamaor de la cocina. De postre ya no recuerdo qué, tan solo que estaba de vicio y cómo no, el café de la alegría y la separación de la siesta, de esta última, no hubo.

Aprovechamos para hablar del futuro de ViasLiterarias de BarriosdeLetras, del camino que habíamos andado y aún nos quedaba por andar para ser conocidos en la tierra por quienes aman la cultura y literatura, el origen de un movimiento que atrae los favores del universo, puesto que las estrellas saben que hay talento y quieren que de esas plumas, muchas lleguen a ocupar su puesto donde merecen, entre los astros del firmamento.

Excelente el resultado de la magia de los fogones, maravilloso el momento en que todos a una le dimos el tiento a Baco con alegría pero sin alevosía y de nuevo, se nos iba el tiempo, Chinchón nos estaba llamando y de qué manera.

 

2 Comentarios

  1. Bravo Fernando, me encantó tu artículo. La facilidad y gracia con que describes temas que a cualquiera le hubiera puesto en estrés, es fantástica.
    Fue una tarde mágica y armoniosa. Gracias.

1 Trackback / Pingback

  1. ¡Qué día el de aquel 2 de febrero de 2019! Chinchón. – de @barriosdeletras

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*